viernes, 21 de mayo de 2010

Búho eterno


(A mi princesa aquea)

I

Entreabrió los ojos y vio la silueta
que la observaba en silencio:

-Pero...creí que habias muerto
-Aún no. Ahora habito en tus sueños

La sombra del Búho dejó la ventana
se acercó a ella posándose en su lecho:

-Mientras mantengas tus luces apagadas
acudiré siempre al llamado de tus quejidos
Mientras en tus labios aún viva mi nombre
seremos el pecado, nunca más el olvido

Y lo abrazó fuerte como si fuera a perderlo
Y la besó fuerte como si fuese un vampiro

Húmeda noche
Poeta testigo

Siempre la he amado
siempre la he querido

Desde entonces
la oscuridad se hizo más oscura que antes
y el llanto fue más que su placer infinito

II

Entreabrió los ojos y se dio cuenta
que él ya no estaba más en su lecho:

-Te extraño, mi Búho eterno
¿Algún día volveremos a vernos?...

2 comentarios:

miguel angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miguel angel dijo...

exelente descripción de tu poema te felicito y me gusto tus grandes rimas =)

cuidate amigo!